GeboArt.Dev

[ad_1]

Fue un  25 de octubre de 1983, con el apodo de «Multi-Tool Word» en los sistemas Xeni y más tarde en MS-DOS y Macintosh, que debutó Word, el software de escritura multitarea de Microsoft, destinado a facilitar el trabajo, el estudio y la escritura en general.

Y pocos quizás se han detenido a rescatar la verdadera revolución que causó este programa, que ya en 1997 tenía una cuota de 90% de dominación del mercado en procesadores de texto.

Cómo Word cambió nuestra escritura y nuestra vida

Cómo instalar Windows en una Chromebook.
Wachiwit / Adobe Stock

Muchas de las tareas que hacemos cotidianamente fueron cambiadas por Word, así como también el lenguaje y las acciones que realizamos.

De hecho, el tan famoso concepto «Copy-Paste» se popularizó por esta técnica que usamos en el programa.

Pero Word además nos dejó redactando como verdaderos escribas profesionales, ya que el corrector ortográfico añadido y que en cada versión mejoraba, podía dejarnos como maestros de la RAE.

Nuestra forma de redactar y de estructurar los textos también cambió con Word, la utilización de viñetas, enumeraciones, tipos de letras distintas, desde la clásica Times New Roman y su clásico rival, la Arial. El uso de negritas, subrayados, pies de página y un montón de recursos.

Pero además, los trabajos educacionales y también las oficinas laborales comenzaron a pedir documentos con requisitos de Word, como extensiones (gran invento el contador de palabras), así como centrado, alineado a derecha o izquierda, el interlineado, y el tamaño preciso para la impresión (con el formato carta como el más clásico).

El reinado de Word además derrotó al papel y lápiz, pero además logró penetrar en las grandes corporaciones tecnológicas, que buscaban sus procesadores de texto gratuitos y en línea para competir con Microsoft: así nace por ejemplo Google Docs al amparo de Google Drive, que facilita el trabajo colaborativo digital, y además sin pagar de más.

En la actualidad Word con el avance de la IA, logra buenas traducciones a otros idiomas, consigue auto generar texto a partir de audio y conecta con otras aplicaciones de productividad con Microsoft 365.

Nadie duda entonces, que la W azul se quedó en nuestras vidas y para los más nostálgicos, el Museo de Historia de la Computación alberga el código fuente de Microsoft Word para Windows 1.1.






[ad_2]

Source link


Descubre más desde GeboArt.Dev

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido